English Español

 

 

EL SENDERO DE LA INICIACIÓN

Angel Martin Velayos C...R...C...

IMPERATOR DE LA ORDEN ROSACRUZ

 

Si bien es cierto que varias escuelas esotéricas utilizan el llamado Camino de la Iniciación, o ceremonias de introducción, como parte de la técnica de formación de sus miembros, también es cierto que un verdadero esoterista reconoce que la Iniciación, como tal, no es sólo un proceso de etapas marcadas por las ceremonias iniciáticas, sino que, incluso, la vida misma es un proceso continuo de Iniciación.

 Hay muchos aspectos que, en el tema específico de la Iniciación, han sido rodeados de misterio, de la falta de comprensión, o de una manera desfasada de enfocar la cuestión, por lo que hoy, como en el pasado, se sigue viendo este tema como algo que debe ser ocultado, o que pertenece al mundo de lo que no debe se revelado. Aquéllos que me conocen saben que no me gusta, en modo alguno, rodear las cosas de un misterio innecesario, o tratar de ocultar, de manera excesivamente velada, aquello que debe ser conocido y comprendido por los que aspiran al conocimiento que proviene de la Luz Mayor. Esto no quiere decir que no me guste el romanticismo, o que no aprecie ese halo de misterio emocionante que rodea el ceremonial iniciático, todo  lo contrario, pero el que sepa apreciar ese aspecto misterioso y emocionante que rodea a las Iniciaciones, y me sienta impresionado por el drama ritual, y por la ordalía de la Iniciación, no quiere decir que no comprenda que para que la Iniciación sea totalmente apreciada, y se pueda sacar todo el beneficio posible de ella, es conveniente saber qué es realmente una Iniciación, y cuáles son los mecanismos que hacen que ésta sea una técnica tan eficaz en el desarrollo de aquéllos que buscan en las profundidades insondables del Ser.

A lo largo de los muchos años de investigación en el campo del esoterismo; después de haber adquirido mucha experiencia en cuanto a diferentes filosofías, técnicas de desarrollo, pensamientos determinados, cultos religiosos, etc., he llegado a conocer a multitud de personas que, en diferentes Ordenes y Escuelas de los Misterios, han pasado por muchas Iniciaciones, sin que esto quiera  decir que las Iniciaciones hayan pasado por ellos.  Tal vez esa carencia de verdadero desarrollo interior, a pesar de los muchos Grados e Iniciaciones recibidos, sea debida a una idea incompleta, o incorrecta, de lo que son las Iniciaciones, de lo que persiguen, o de los efectos reales que éstas tienen sobre los Iniciados, aquéllos que aspiran al conocimiento por medio de la vía iniciática.  La Iniciación es algo tan consustancial al Ser Humano que me atrevería a decir que todos somos, en mayor o menor medida, eternos aspirantes al despertar a la realidad única por medio de la Iniciación Permanente.  Comprendo que una afirmación tan rotunda como la que acabo de hacer puede sorprender a muchos o, al menos, a aquéllos que no conocen bien lo que es la Iniciación, como técnica esotérica, ni los efectos continuados de la misma sobre todo el género humano.  No obstante, para aquéllos que tienen conocimientos básicos de cómo funciona la mente humana, y la personalidad profunda de los individuos, así como de la realidad evidente que existe entre las diferentes formas de consciencia de todos los seres vivos, tanto del reino animal como vegetal, la evidencia tangible de un proceso continuado de iniciación es la realidad completa.

Es, pues, el deseo de transmitir algunos detalles adicionales sobre la Iniciación y su técnica, que puedan ser útiles a aquéllos que siguen un camino, o una técnica de conocimiento, que incluya la Iniciación como parte de la misma, lo que me guía a hacer unas reflexiones sobre el tema.

La Iniciación, como tal, no es otra cosa que un comienzo, un principio, a partir del cual y gracias al influjo recibido, o el conocimiento asumido, la persona emprende una nueva etapa de su vida, bien sea en el plano de expresión físico, social, o espiritual.  Habitualmente se considera que ese comienzo debe ser simbolizado por medio de una ceremonia que haga tomar consciencia de la nueva situación que se va a empezar, y a esa ceremonia simbólica se la conoce con el nombre de Iniciación.

La razón para que el comienzo, o paso, a una nueva situación sea mejor asumido cuando es acompañado de una ceremonia simbólica se debe, fundamentalmente, al mismo proceso natural de manifestación de la mente humana.

Hay ciertos sentimientos, ciertas sensaciones, que pertenecen a lo que se conoce como nuestra personalidad profunda, y sus diferentes procesos que, por ser de un plano de consciencia elevado, no son fácilmente expresables por medio de nuestro lenguaje habitual, es por ello que esas facetas de nuestra personalidad, y esos sentimientos, son expresados por medio del lenguaje sintético de los símbolos, a los cuales hemos hecho referencia en el capítulo anterior, como forma de comunicación con procesos de conciencia muy profundos.  Tenemos que tener en cuenta que los seres humanos no son sólo racionales, sino que, también, son emocionales.  Esto hace que aquello que es enseñado, o mostrado, a la persona que se encuentra ante una nueva situación en su vida, es mejor comprendido y aceptado cuando se le presenta tanto en su faceta racional, o lógica, como emocional.  Comprendiendo adecuadamente esto, llegaremos a la conclusión fundamental que la Iniciación es, realmente, un comienzo en cualquiera de las múltiples facetas de la vida humana, aunque habitualmente se hace referencia a la Iniciación en cuanto a la faceta del desarrollo espiritual, o de la transmisión de un nuevo conocimiento de naturaleza interna.

El impulso que nos es transmitido en este comienzo, que es la Iniciación, puede ser recibido de manera natural, por medio de la vida misma y sus circunstancias, o a través de otros agentes, a los cuales podríamos definir como los iniciadores.

En esta simple exposición nos encontramos ya con dos aspectos de gran importancia: el iniciado y el iniciador, que nos dan la pauta para profundas reflexiones sobre el tema de la Iniciación.  En el primer aspecto de nuestra reflexión encontramos, que una vez que el candidato a la Iniciación ha pasado por la experiencia iniciática, lo que le convierte en un Iniciado, adquiere un sello especial, un algo indefinido, que le hace diferente a aquéllos que aún no han recibido la Iniciación, a los profanos, pero que, al mismo tiempo, le identifica, de alguna manera, con todos los demás Iniciados, haciéndole comulgar en una fraternidad que va más allá de los lazos de la sangre, que pertenece a la hermandad del espíritu.

Dicho de otra manera: quien ha sido Iniciado, en cualquiera de los diferentes tipos de iniciaciones, se unifica con los otros Iniciados reconociéndoles como tales y, en consecuencia, como iguales a él mismo, al mismo tiempo que es reconocido como igual por los demás Iniciados.  Al respecto, siempre recordaré la época en que, siendo niño, estudiaba bachillerato.  En aquel tiempo, en España, había un cierto grado de intolerancia oficial en cuanto a las diferentes formas de pensamiento filosófico, o religioso, por lo que era obligatorio que, tanto si se era creyente como si no, se estudiase una asignatura que se llamaba: Historia Sagrada, y que en los diferentes cursos estudiaba el Antiguo Testamento, el Evangelio, y los diferentes dogmas, así como la liturgia, de la Iglesia Católica.

En una clase de esta asignatura, a la que también llamábamos: la asignatura de Religión, el profesor nos hizo el relato de cómo Alejandro Magno fue admitido por los sacerdotes israelitas al Santo de los Santos del Templo de Jerusalén, y fue invitado a hacer un sacrificio a Yaveh.  Es esa ocasión pregunté al profesor de religión cómo es que Alejandro el Magno, que era griego y, en consecuencia, pagano, fue admitido al Templo para hacer un sacrificio al Dios Verdadero. Recuerdo que el profesor me contestó que Alejandro Magno creía en un Dios único, el Dios Verdadero, y que, por lo tanto, muy bien podía ser admitido, de manera honorable, a hacer un sacrificio en el Templo de Jerusalén, aunque su religión fuese diferente.  Dicho lo cual, y con un tono pícaro, el profesor me dijo que también era posible que Alejandro Magno, por razones políticas, hubiese decidido hacer un sacrificio al Dios del pueblo que había conquistado y que los sacerdotes israelitas, para evitar represalias, y por arrimar el ascua a su sardina, decidieron admitir al conquistador en el Santo de los Santos del Templo y hacer con él un sacrificio.

Esta experiencia quedó en mi memoria sin encontrarle explicación racional hasta que, pasado el tiempo, y teniendo nociones de esoterismo, y de lo que significa ser un Iniciado, llegué a saber que en la antigüedad, lo mismo que en la actualidad, un Iniciado era reconocido como tal por cualquier otro Iniciado, de cualquier pueblo, o de cualquier religión, siendo admitido honorablemente, como igual, en el culto del pueblo que visitase.

Este aspecto, el de la unidad entre todos los Iniciados, es uno de los pilares fundamentales de una de las Ordenes Esotéricas que conozco, lo mismo que algunos de mis lectores y, precisamente en una iniciación se relata este caso, como ejemplo de unidad entre los Iniciados, independientemente del lugar, o de la tradición particular a la que se pertenezca.  Siendo Alejandro Magno, el gran conquistador griego, un Iniciado en las escuelas de los misterios de la antigüedad, bien podía ser admitido en cualquier templo de cualquier país porque, aparte de cualquier diferencia material, política, económica, militar, etc.,. que hubiese, por encima de todo se encuentra la hermandad de aquéllos que se unifican en la Luz.

Esa hermandad de los Iniciados, que no tiene otra afiliación que la del espíritu, conlleva un respeto absoluto por las diferentes vías de conocimiento, por las  diferentes escuelas, órdenes iniciáticas, etc., así como por los Iniciados, cualquiera que sea su condición, y nunca, bajo ningún aspecto, ningún Iniciado, o Escuela de Conocimiento Interno que sea auténtica y tradicional, tratará de imponer su supremacía, ideas, posturas filosóficas, o entidad como organización, a las otras Escuelas o Iniciados, de tal forma que tratar de proceder de manera intolerante, o buscando  la esclavitud en la transmisión del conocimiento, supone un reconocimiento implícito de la falta de autenticidad, y buenos propósitos, de la Escuela o del supuesto Iniciado que así procediese.

El segundo aspecto de esta primera reflexión, el del Iniciador, es también muy importante por cuanto habitualmente se reconoce que, para que una persona sea iniciada de manera válida, el Iniciador debe de estar investido de un poder especial que le capacite, o le autorice, para conferir la Iniciación a los Candidatos.  Precisamente, sobre este punto, se ha hablado mucho y de manera irreflexiva porque, algunos esoteristas, tal vez, por un celo excesivo en cuanto a su vía particular de desarrollo, o a la Escuela u Orden a la que pertenecen, dan una importancia, a mi juicio excesiva, en cuanto a la continuidad de una sucesión histórica de Iniciadores que, visto de esta manera habrían ido recibiendo unos de otros los poderes que les capacitarían para Iniciar a los Candidatos.

Si bien es cierto que una transmisión continuada del poder de iniciar, a lo largo de la Historia, constituye un factor tradicional importante, también es cierto que si nos remontamos a los orígenes de la Iniciación, cuando llegamos al que debió ser el primer Iniciador, cabría preguntarse: ¿Quién Inició al primer Iniciador, y quién le confirió el poder de Iniciar?  Ante esta pregunta sólo cabe una contestación sensata: El poder de Iniciar lo concede la asunción personal de un influjo espiritual, o de una condición moral, que hace que el Iniciador sea reconocido por los Iniciados como alguien capacitado para transmitir dicho influjo espiritual por medio de la Iniciación Simbólica…

 

¡Paz Profunda!




   

 

 


Portada
Saludo del SS. Imperator de la Orden Rosacruz
Orden Rosacruz
El secreto de la vida - La aventura interior - Historia y Tradición - Alquimia espiritual
¿Qué son los Rosacruces? - ¿Qué enseñan los Rosacruces? - Beneficios de la afiliación
Invitación a afiliarse - Visita a la Sede

Otras páginas:
Prácticas Tradicionales - Antiguos archivos

Salón de Arte Rosacruz:
La Puerta del Templo - La Luz del TemploPurificación - La Egrégora Rosacruz - La RosaCruz

Revista Rosacruz Triángulo de Luz:
Cagliostro, Gran Maestro Rosacruz - Stanislas de Guaita - Concordancias Significativas - Plegaria Rosacruz - Transmutación mental - Agartha El Gran Secreto - Ser un Rosa Cruz - Reencarnación y Religión - Doble Polaridad  - Las Sectas  - El Sendero de la Iniciación  - Caminante - El propósito de las Logias  - Reflexiones sobre los sonidos místicos - La corte de los milagros - Aplicando las enseñanzas Rosacruces - La energía Vital - Karma - ¿Es la Orden Rosacruz una empresa comercial? - El esoterismo de Lao Tse- Meditando- ¿Dónde comienza y dónde termina la vida?

Noticias - Ediciones


Copyright © 2005 Orden Rosacruz. Todos los derechos reservados.