¿ES LA ORDEN ROSACRUZ UNA EMPRESA COMERCIAL?

Angel Martín Velayos C…R…C…
Imperator de la Orden Rosacruz

 

Fratres y Sorores:
Siempre hemos declarado que la Orden Rosacruz es, fundamentalmente, una fraternidad en la que sus miembros son parte completa de la misma, queriendo con esto decir que la Orden Rosacruz es de todos los miembros de la misma, sin excepción alguna, y sin tener en cuenta el que se lleve más o menos tiempo afiliado a ella o que, incluso, se ocupe una posición de servicio como Oficial de nuestra Orden Venerable, ya que, dentro de la Orden, todos somos iguales.
Esto quiere decir que, como parte integrante de nuestra Institución, que somos todos por igual, podemos, y debemos, encarar cualquier aspecto que concierna a la Orden con total franqueza y libertad.
Sirva este preámbulo para comenzar a tratar un tema que, muchas veces, por un falso pudor, no se quiere tocar pero que, sin embargo, consideramos que es de importancia el que quede suficientemente claro.
En algunas ocasiones, pocas afortunadamente, recibimos cartas de algunos miembros de la Orden, generalmente de reciente afiliación, en la que nos dicen que, para ellos, la Orden Rosacruz es una empresa comercial y que tienen contratados unos servicios con nosotros que esperan que cumplamos, sin ninguna otra obligación por su parte y dejando bien claro que no quieren que se les involucre en nuestro «negocio», así como que no es necesario que nos esforcemos en convencerles que la Orden Rosacruz no es de carácter lucrativo, porque ellos tienen bien claro que la Orden tiene connotaciones «comercialistas» ya que cobra cuotas que, a su juicio, son muy sustanciosas.
Curiosamente, cuando consultamos nuestros archivos, solemos comprobar que quienes hacen este tipo de afirmaciones, y que se quejan del pago de las cuotas, son precisamente, en la mayor parte de los casos, personas que se atrasan en el pago de las mismas.
Es interesante saber que la mayoría de las veces, por no decir todas, quienes suelen proceder de este modo pidiendo que se les exima del pago de sus cuotas, o quejándose de las mismas, no ofrecen nada a cambio, como si tuviésemos la obligación de dar a quien nada da a los demás.
Por el contrario, personas que se encuentran en situaciones muy difíciles, pero que tienen verdadero interés en seguir las enseñanzas de la Orden, no solo no piden nada, sino que ofrecen ayudar si pueden. Este caso lo comentamos algunas veces en la Sede Soberana de la Orden cuando vemos que personas como una Soror, que vive en un país que, en el momento de escribir este mensaje, se encuentra en guerra civil, y que incluso le es difícil conseguir el alimento que necesita para su subsistencia, no se queja nunca, ni pide una consideración especial, declarando solamente que espera que los seres humanos, algún día, tomen consciencia y dejen de perjudicar a otros.
Incluso en una ocasión recibimos una carta en la que se nos decía que no deberíamos cobrar cuotas porque, según dice la Santa Biblia: «Lo que de balde recibisteis, dadlo de balde».
Quien esto nos escribía tenía toda la razón del mundo porque el conocimiento, que es patrimonio de toda la Humanidad, no puede cobrarse, sin embargo, se olvidaba que para poder tener una Biblia es necesario ir a la Librería y COMPRARLA, y que si no se tiene dinero para adquirirla se queda sin ella.
Esto que sabemos que es de sentido común, en cuanto a la adquisición de una Biblia, no supone que quien la compre esté adquiriendo el mensaje que en ella, como libro, se encuentra escrito, sino que está abonando los gastos que se han originado con su impresión y distribución, que son muchos.
Cuando una persona ve un libro, tal como la Biblia, tiene la tendencia a pensar que su precio debería ser el del papel y el de la tinta de imprimir, sin detenerse a pensar que, en definitiva, esos son los gastos mínimos que se originan en su confección porque, si hiciésemos un repaso de todo el proceso de publicación de un libro y de su distribución, aquellos que no saben como se hace se quedarían asombrados.
En el proceso de edición de un libro, como la Biblia, se necesita que intervengan: traductores, correctores de estilo y ortografía, diseñadores y enmaquetadores de la publicación, impresores, encuadernadores, mozos ayudantes, distribuidores, administrativos que controlen la contabilidad de los gastos del proceso, y así sucesivamente hasta llegar a la librería donde el empleado nos la venderá. Todo ello supone una gran cantidad de operarios que trabajan para que el libro llegue a nosotros y estas personas deben cobrar el salario de su trabajo para atender a sus necesidades naturales. Si a eso añadimos el costo de papel, tinta, material de encuadernación, parte proporcional de gasto de maquinaria (impresión, fotografía o dibujos, etc) gastos de electricidad, local donde se imprime, se almacena, se distribuye y se vende, y así sucesivamente, llegamos a la conclusión que la simple edición de un libro, como la Biblia, conlleva unos gastos materiales tan importantes que es lógico y sensato que se pida un precio a quien la desee adquirir.
Todo este proceso es solamente una pequeña parte de lo que realmente se hace en la edición de un solo libro; si dijésemos todo el proceso tardaríamos, seguramente, bastante tiempo en describirlo y aduciríamos aún mas razones para que el libro deba pagarse.
Si eso es así en la edición de un solo libro ¿se imaginan todo el trabajos que se desarrolla en la Sede de la Orden Rosacruz, para poder servir a los Rosacruces en su búsqueda de la Luz Mayor.
Aquí tenemos que preparar no un libro, sino muchas lecciones, que necesitan de un trabajo creativo impresionante, en traducción de antiguos tratados Rosacruces, interpretación de símbolos, diseño de lecciones, preparación artística de dibujos, fotografías, etc, para acompañar a las lecciones. Así mismo tenemos la confección de la Revista Rosacruz Triángulo de Luz, de los Rituales para Logias y Triángulos, Manuales Administrativos para delegaciones de la Orden, Mensajes a Logias y Triángulos, etc. lo que da idea del ingente trabajo que se desarrolla y los gastos considerables que ello conlleva.
Al mismo tiempo la Orden necesita atender a muchos otros gastos, además de la edición de enseñanza y material de instrucción.
Debemos pagar los locales donde se encuentra ubicada la Sede Soberana.
Tenemos que pagar la electricidad, agua, teléfono, mantenimiento y limpieza, de los locales de la Sede Soberana, y eso asciende a un gasto considerable.
Todo el material de trabajo de la Orden, como máquinas de escribir, ordenadores y computadores, impresoras matriciales y de rayos láser, calculadoras, fotocopiadoras, mesas, sillas y mobiliario diverso (archivadores, estanterías, etc) deben ser pagadas, porque los proveedores no nos los regalan, y dichos gastos solo los podemos sufragar mediante la aportación de nuestros miembros.
Material de oficina, tales como lápices, bolígrafos, rotuladores, clips, grapas, cintas de máquina, y un largo etc. deben ser adquiridos y pagados por la Orden para su buen funcionamiento administrativo.
Así mismo la Orden tiene gastos importantes en compra de material bibliográfico, y recuperación de antiguos libros y documentos.
La defensa de legal de la Orden, así como los trámites burocráticos ante la administración publica, etc. suponen, también, un gasto importante en las operaciones de funcionamiento de la Orden Rosacruz.
Muchos de los presentes han entrado a la Orden por medio de la publicidad en periódicos o revistas, lo que supone un gasto importantísimo ya que un simple anuncio en una revista es más caro que pagar el sueldo de una persona durante un mes de trabajo, y ese gasto solo se puede atender si contamos con los fondos para ello, porque los medios de comunicación social (periódicos, revistas, etc), con los que hacemos arduas negociaciones para conseguir el mejor presupuesto posible, no nos regalan la inserción de los anuncios.
Otros han entrado por medio de conferencias públicas, que conllevan, así mismo, un gasto considerable en alquiler de locales, anuncios, desplazamiento y viaje del conferenciante, etc.
Al mismo tiempo la Orden Rosacruz mantiene un sistema de becas que permiten a algunos miembros de la Orden con dificultades económicas el poder recibir sus estudios sin abonar cuotas, a pesar de los gastos que ocasionan. Esto es especialmente importante en el caso de países con graves dificultades, como Cuba, o como Yugoslavia, en los que nuestros miembros reciben las lecciones sin pagar cuotas porque no pueden enviárnoslas.
Toda esta exposición sirve, fundamentalmente, para que todos, especialmente los que no conocen el funcionamiento de la Orden, tomen consciencia del inmenso esfuerzo y de los considerables gastos que es necesario atender para proporcionar la enseñanza precisa a nuestros miembros y hacer que funcione nuestra institución.
Si solo se debiera atender a los gastos de papelería, imprenta, y gastos postales, todo sería muy fácil y económico, pero no es así, como podrán observar, sino que el funcionamiento de cualquier institución, y en particular de la Orden Rosacruz, es muy complejo y costoso.
De esta manera se podrá comprender que el montante de las cuotas de la Orden Rosacruz están ajustadas a los gastos de la Institución y que, en modo alguno, es posible atenderla, de manera digna y adecuada, si no pagamos nuestras cuotas. Todo ello debe dejar bien a las claras que en la Orden Rosacruz no cobramos el conocimiento, lo cual sería aberrante desde el punto de vista de nuestra filosofía, sino que lo que se paga es el gasto de funcionamiento de nuestra asociación fraternal.
En lo que a los aspectos legales se refiere, la Orden Rosacruz está inscrita ante las autoridades como una Asociación Cultural sin fines de lucro.
Esto quiere decir que de los fondos de la Orden Rosacruz no se puede beneficiar nadie en particular, en forma de dividendo y de comisiones, aunque legalmente está autorizada a pagar los sueldos estipulados a las personas que trabajen en la Orden Rosacruz porque es justo y necesario que quien dedica su tiempo a trabajar en la Orden se le proporcionen medios de subsistencia, como se hace con quien trabaja en un periódico, en una clínica, o en una constructora.
No obstante, durante muchos años, los Oficiales principales de la Orden Rosacruz, y algunos colaboradores, han trabajado, prácticamente a tiempo completo para servir a sus hermanos y hermanas Rosacruces, sin percibir ningún tipo de compensación material aunque, sin embargo, han pagado a la Orden sus cuotas de afiliación como todos los demás miembros de la misma.
Tras todo lo expuesto podemos manifestar, y todos lo pueden comprender, que la Orden Rosacruz es una hermandad sin fines de lucro y no una empresa que practique actividades comercialistas.
Todos los miembros de la Orden, con su aportación material y espiritual, permiten la perpetuación de las enseñanzas de nuestra Orden Venerable, por esa razón, en esta ocasión, lo mismo que siempre con nuestros pensamientos, aspiraciones y actos, alimentaremos la Egrégora de la Orden Rosacruz, dando fuerza y vigor a la Obra de los Maestros por intermedio de nuestra Institución.
(El Maestro conducirá un periodo de armonización con la Egrégora Rosacruz, terminada la cual, procederá a cerrar la convocación)
Fratres y Sorores, que la Paz Profunda more en sus corazones.

 

 

 

 

 

 

Contactar con nosotros   |  Invitación a afiliarse     |   English     | Italiano  

  

Menú de texto. Orden Rosacruz.

Portada
Saludo del SS. Imperator de la Orden Rosacruz

Orden Rosacruz: Saludos, Sincero Buscador - Las Preguntas Eternas - La Búsqueda - La aventura interior - Historia y Tradición - Ciclos de la Orden Rosacruz - La Gran Reforma - La Verdad hace libres a los Hombres - Qué son los Rosacruces - Refererencias históricas - Qué enseñan los Rosacruces - Beneficios de su afiliación - Invitación a afiliarse

Otras páginas:
Prácticas Tradicionales - Antiguos archivos (Fama Fraternitatis y otras joyas bibliográficas en la Sede de la Orden Rosacruz) - Salón de Arte - Revista Rosacruz Triángulo de Luz - Cagliostro, Gran Maestro Rosacruz - Stanislas de Guaita - Concordancias Significativas - Plegaria Rosacruz - Transmutación mental - Agartha El Gran Secreto - Ser un Rosa Cruz - Reencarnación y Religión - Doble Polaridad  - Las Sectas  - El Sendero de la Iniciación  Caminante - El propósito de las Logias  - Reflexiones sobre los sonidos místicos - La corte de los milagros - Aplicando las enseñanzas Rosacruces - La energía Vital - Karma - ¿Es la Orden Rosacruz una empresa comercial?- El inicio de la búsqueda - El esoterismo de Lao Tse- Meditando- ¿Dónde comienza y dónde termina la vida?- Los Ciclos- La sabiduría antigua y nuestro tiempo
Noticias
- Ediciones

Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de textos y/o
imágenes sin consentimiento por escrito de la Orden Rosacruz.
Para consentimiento, envíe un email de solicitud a sede@rosacruz.net

Copyright © 2007 Orden Rosacruz. Todos los derechos reservados.